Categorías
Sin categoría

NI DESESPERACIÓN NI COMPASIÓN

Alonso Márquez – Equilibrista sobre aro

 – No estás completo. No tienes paz. La aserción me molestó. Me sentí ofendido. Pensé que don Juan no estaba calificado en modo alguno para juzgar mis actos ni mi personalidad.
– Estás lleno de problemas – dijo – ¿Por qué?
– Sólo soy un hombre, don Juan – repuse malhumorado.
Hice la afirmación de la misma forma en que mi padre solía hacerla. Cada vez que decía ser sólo un hombre, implicaba que era débil e indefenso y su frase, como la mía, rebosaba un esencial sentido de desesperanza.
Don Juan me escudriñó como el día en que nos conocimos.
– Yo también soy sólo un hombre, pero no lo digo como tú lo dices.
– ¿Cómo lo dice usted?
– Yo me he salido de todos mis problemas. Qué lástima que la vida sea tan corta y no me permita aferrarme a todas las cosas que quisiera. Pero eso no es problema, ni punto de discusión; es sólo una lástima.
Me gustó el tono de sus frases. No había en él desesperación ni compasión por sí mismo.

Palabras de Don Juan a Castaneda

Categorías
Mente y consciencia

AQUELLO QUE NO ERES CAPAZ DE ACEPTAR ES LA ÚNICA CAUSA DE TU SUFRIMIENTO

Sufres porque no aceptas lo que te va ocurriendo a lo largo de la vida y porque tu ego te hace creer que puedes cambiar la realidad externa para adecuarla a tus propios deseos y necesidades egocéntricas. Pero la verdad es que lo único que sí puedes cambiar es la interpretación que haces de los acontecimientos en sí, conociendo y comprendiendo cómo funciona tu mente. 


Si tu interpretación del hecho te reporta sufrimiento es que actúas desde la ignorancia; si te deja paz interior o te trae armonía y satisfacción no cabe duda de que actúas desde la sabiduría. 

Ante el sufrimiento, el miedo, la tristeza o la angustia hazte una simple pregunta: ¿qué es lo que no estoy aceptando? La respuesta te hará comprender que la limitación que origina todas estas desagradables reacciones está en tu propia mente y no en ninguna otra parte. En realidad nadie puede hacerte daño: tu ego es el que te hace reaccionar automática y negativamente ante lo que te sucede, te dicen o te hacen. Tu ego es el único responsable de tu malestar interior, por mucho que te esfuerces en buscar culpables fuera de ti mismo. Cuando compruebas la veracidad de estas afirmaciones a través de tu experiencia personal, dejas de intentar cambiar la realidad externa para acomodarla a las exigencias de tu ego y comienzas a trabajar sobre tu realidad interna para aprender a aceptarla tal como es. A partir de entonces comprendes que has venido al mundo a aprender a ser feliz por ti mismo. 
Éste es el llamado camino espiritual.

Gerardo Schmedling

Categorías
Mente y consciencia Yoga Sutras

NO VEMOS LO QUE NO QUEREMOS VER

El Principito y la rosa

“Sólo vemos lo que queremos ver”, o sea que “No vemos lo que no queremos ver”.
Nos pasamos la vida filtrando de forma personal todo lo que nos ocurre y sucede y, aunque sólo nos percatamos de una pequeñísima parte, la llamamos “realidad”, pasando por alto que sólo es nuestra realidad y visión del mundo.

Patanjali dice en su Sutra I.4 que la aptitud para comprender el objeto se ve reemplazada por la concepción que la mente tiene de dicho objeto, o bien por una falta total de comprensión.

En alguna entrada anterior menciono la frase «El afecto es una de las pocas cosas cotidianas que no depende sólo de lo que hagamos nosotros ni exclusivamente de nuestra decisión, sino de que efectivamente suceda».Todo esto me ha generado preguntas que os dejo hoy aquí. ¿Creéis que si no tuvieramos necesidad de correr a defender una «realidad», seríamos capaces de dar tiempo al objeto para que se nos presente, aquí y ahora, en su Verdadera forma? ¿Creéis que el afecto depende en igual medida de nosotros, el otro y el vínculo? ¿Creéis que nuestras ideas matan lo que en sí mismo es de otra forma?

Inma Ibáñez

«La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar». 

Eduardo Galeano
Categorías
Budismo

LA PRISIÓN DE LA DUALIDAD SE DESHACE CON LA OBSERVACIÓN DIRECTA

Meditar es romper completamente con nuestra forma «normal» de operar, puesto que se trata de un estado libre de toda preocupación e inquietud en el que no hay competitividad, no hay deseo de poseer ni aferrar nada, no hay lucha intensa ni angustiosa ni anhelo de logros; es un estado sin ambiciones en el que no hay aceptación ni rechazo, ni esperanza ni miedo, un estado en el que poco a poco empezamos a dejar marchar en el espacio de la sencillez natural todos esos conceptos y emociones que nos tienen aprisionados.

DESTELLOS DE SABIDURIA de SOGYAL RIMPOCHÉ
Categorías
Ásanas

FLEXIBILIZAR NUESTRA COLUMNA ES FLEXIBILIZAR NUESTRA MENTE

El Saludo al Sol (Surya namaskar) es una serie dinámica de ejercicios o ásanas que se realizan en forma lenta, fluida y armónica, coordinando cada movimiento con la inhalación y la exhalación. Llevando la atención a la respiración se consigue equilibrar las fluctuaciones de la mente.    



BENEFICIOS
  • Estira y revitaliza todos los músculos del cuerpo, así como los nervios, tendones y articulaciones.
  • Trabaja la columna vertebral recuperando su elasticidad y la mantiene joven, resistente y armónica.
  • Ejerce un saludable masaje sobre todas las zonas, órganos y vísceras del cuerpo, mejorando su funcionamiento general.
  • Al abastecer de sangre las distintas partes del cuerpo, perfecciona el sistema circulatorio.
  • Aumenta la capacidad de resistencia del cuerpo.
  • Desarrolla el sentido del equilibrio.
  • Favorece extraordinariamente el aparato locomotor y previene contra distintos tipos de reuma y artritis.
  • Aumenta la capacidad de concentración.
  • Previene contra el estrés, la ansiedad y psicastenia (fobias, obsesiones, compulsiones y ansiedades).
  • Proporciona al organismo un excelente tono vital.