Categorías
Budismo

LA PRISIÓN DE LA DUALIDAD SE DESHACE CON LA OBSERVACIÓN DIRECTA

Meditar es romper completamente con nuestra forma «normal» de operar, puesto que se trata de un estado libre de toda preocupación e inquietud en el que no hay competitividad, no hay deseo de poseer ni aferrar nada, no hay lucha intensa ni angustiosa ni anhelo de logros; es un estado sin ambiciones en el que no hay aceptación ni rechazo, ni esperanza ni miedo, un estado en el que poco a poco empezamos a dejar marchar en el espacio de la sencillez natural todos esos conceptos y emociones que nos tienen aprisionados.

DESTELLOS DE SABIDURIA de SOGYAL RIMPOCHÉ

2 respuestas a «LA PRISIÓN DE LA DUALIDAD SE DESHACE CON LA OBSERVACIÓN DIRECTA»

Responder a MGJuárez Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *