Categorías
Sin categoría

LA FRUGALIDAD COMO VIRTUD

Alberto Giacometti
Hombre que camina II

Para mí, la cúspide de la condición humana es la frugalidad y la eficacia. Frugalidad es evitar la exageración; eficacia es hacer las cosas de manera contundente y directa. 

Carlos Castaneda
Alberto Giacometti
El hombre que se tambalea

Categorías
Cuentos

LA NATURALEZA DE LA MENTE

Se trataba de un hombre que llevaba muchas horas viajando a pie y estaba realmente cansado y sudoroso bajo el implacable sol de la India. Extenuado y sin poder dar un paso más, se echó a descansar bajo un frondoso árbol. El suelo estaba duro y el hombre pensó en lo agradable que sería disponer de una cama. Resulta que áquel era un árbol celestial de los que conceden los deseos de los pensamientos y los hacen realidad. Así es que al punto apareció una comfortable cama. El hombre se echó sobre ella y estaba disfrutando en el mullido lecho cuando pensó en lo placentero que sería que una joven le diera masaje en sus fatigadas piernas. Al momento apareció una bellísima joven que comenzó a procurarle un delicioso masaje. Bien descansado, sintió hambre y pensó en qué grato sería poder degustar una sabrosa y opípara comida. En el acto aparecieron ante él los más suculentos manjares. El hombre comió hasta saciarse y se sentía muy dichoso. 
De repente le asaltó un pensamiento. «¡Mira que si ahora un tigre me atacase!
«Apareció un tigre y lo devoró.

El Maestro dice:
Cambiante y descontrolada es la naturaleza de la mente. Aplícate a conocerla y dominarla y disiparás para siempre el peor de los tigres: el que mora dentro de ella misma.

Del libro «101 cuentos clásicos e la India» recopilados por Ramiro Calle

Categorías
Mente y consciencia

LA CAPACIDAD DE OBSERVAR Y RESTRINGIR LAS OSCILACIONES DE LA MENTE

Antiguamente en la India, un practicante de Yoga no era aceptado hasta que, durante un periodo de 2 años por lo menos, no era capaz de observar y restringir las oscilaciones de su mente. Debía observar su conducta ante los demás y ante sí mismo. Eso proporcionaba una línea general de conducta y servía de base para un código ético de conducta entre profesores de yoga y entre éstos y sus alumnos. Toda moralidad existe para el yogui en función de la liberación, que es el único bien absoluto. 
Los Yamas y Niyamas conforman la guía ética del yoga.

Yamas – Niyamas

La persona común es incapaz de aislarse de forma absoluta de su entorno. Por esta razón, en los Yoga Sútra se recomienda una línea de sentimientos a desarrollar ante distintas actitudes de los demás que pueden presentarse y afectar al yogui.

La mente se pacifica produciendo:

  •  Amistad
  •  Compasión
  • Alegría
  • Ecuanimidad

Hacia situaciones de  felicidad, desgracia, mérito y demérito,  respectivamente.

El yoga no dispone de un orden moral estructurado “desde fuera”, pero sí proporciona una línea general de conducta ante los demás y ante uno mismo.

YAMAS (principios universales)

Las Restricciones son: 

Abstenerse:
De causar daño
De mentir
De robar
De placeres sensuales
De riquezas

NIYAMAS (preceptos individuales)

Las Observancias son:

Limpieza interna y externa
Contentamiento
Ascetismo
Estudio de si mismo
Devoción al Ser supremo (entendido como calidad de acción) 

Categorías
Budismo

¿CONLLEVA MIEDO LA ESPERANZA?

Según el budismo existen ocho preocupaciones mundanas: Expectativa de elogio y miedo a la críticaExpectativa de fama y miedo a la insignificanciaExpectativa de ganancia y miedo a la pérdidaExpectativa de placer y miedo al dolor Si las observamos y reconocemos como botones a la espera de ser pulsados podemos ser conscientes de qué es lo que las activa. Parece necesario para la felicidad aprender a liberarnos de esa dualidad.

Si las observamos y reconocemos como botones a la espera de ser pulsados podemos ser conscientes de qué es lo que las activa. Parece necesario para la felicidad aprender a liberarnos de esa dualidad.

Categorías
Mente y consciencia

¿DE DÓNDE PROVIENE NUESTRO SUFRIMIENTO?

Cuando analizamos nuestros sufrimientos nos damos cuenta de que en todos los casos las causas estriban en que nuestros deseos se hallan en conflicto con las leyes de la existencia y, dado que esas leyes son imposibles de cambiar, la única alternativa posible consiste en transformar nuestros deseos.

Francisco Dokushô Villalba

Es nuestra propia mente la que crea el mundo y todo el sufrimiento asociado a él. Somos nosotros, cada uno de nosotros, los que percibimos nuestro mundo, el mundo que nuestra propia mente ha creado, en general, de forma inconsciente. Debemos por tanto hacernos responsables de nuestras percepciones. Somos los responsables del mundo que percibimos.

Nuestros sufrimientos no provienen del exterior, de un mundo externo hostil, de nuestros enemigos, de un dios malvado, sino que proceden de nuestro propio mundo interno

A partir del momento en el que reconocemos que nuestro sufrimiento no proviene del exterior sino de nuestra propia manera de organizar y representarnos mentalmente nuestra identidad y la realidad, nos damos cuenta de que la superación de este sufrimiento está en nuestras manos y que para ello, basta con reconocer sus causas y eliminarlas.

“La mente es en sí misma. Puede hacer un cielo del infierno y un infierno del paraíso.”

John Milton