En cierta ocasión se quejaba un discípulo a su Maestro: 

– Siempre nos cuentas historias, pero nunca nos revelas su significado.
El Maestro le replicó:  – ¿Te gustaría que alguien te ofreciera fruta y la masticara antes de dártela?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba