En el mar cambia el modo de mirar la tierra. El mar cambia el modo de mirarnos a nosotros mismos. En el mar las prioridades son otras. La costa no es una meta: existe y podemos llegar a ella, pero también alejarnos. A veces la costa es el peligro. A veces lo que parece seguro es la trampa. En el mar se piensa al compás del sonido del agua. Del viento.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba