Meditar es romper completamente con nuestra forma «normal» de operar, puesto que se trata de un estado libre de toda preocupación e inquietud en el que no hay competitividad, no hay deseo de poseer ni aferrar nada, no hay lucha intensa ni angustiosa ni anhelo de logros; es un estado sin ambiciones en el que no hay aceptación ni rechazo, ni esperanza ni miedo, un estado en el que poco a poco empezamos a dejar marchar en el espacio de la sencillez natural todos esos conceptos y emociones que nos tienen aprisionados.

DESTELLOS DE SABIDURIA de SOGYAL RIMPOCHÉ

2 comentarios en “LA PRISIÓN DE LA DUALIDAD SE DESHACE CON LA OBSERVACIÓN DIRECTA”

  1. Cuánta belleza y salubridad hay en la meditación. Todo en calma, todo suspendido en un espacio atemporal donde hay paz, descanso. Muchas gracias por tu enseñanzas Inma.Montse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba