Marina Abramovic
 

Transitamos por la vida eligiendo. Eligiendo en cada momento lo que queremos destacar u ocultar. Dualidad constante en función de lo que hace crecer o destacar a la persona que nos han dicho que éramos. Y un día, de repente, sentimos el peso de esa carga, sentimos a la gravedad diciendo que todo eso es de ella, que no nos pertenece.

Y tenemos que buscar la fuerza que no sabíamos que existía. La fuerza que eleva, equilibra, que funciona hacia arriba y acompaña en el descenso.

Ese momento justo es el instante en el que nos reconocemos, cuando ya no importa tanto lo que digan, cuando ser es Ser y las expectativas de l@s otros dejan de ser las nuestras.

Calma. Serenidad. Encuentro. Silencio. Ligereza.

Y descenso. Esa fuerza que ya no es nuestra; entrega nueva, mirada que no quiere colocarSe en primer término, que enfoca en ese todo que es nada que no sea espacio. Espacio sin tiempo. Espacio con aire.

Y la tierra. De nuevo el entorno. De nuevo la elección que sabe que si en primer término está la nada, recogemos luz.

Ahora lo tienes Todo delante.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba